22 de diciembre, 2020 | Silver Spring, Maryland, Estados Unidos | Ted N.C. Wilson, Presidente, Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día

¿Qué tiene esta temporada que la hace tan especial? Bueno, vayamos detrás de escena para entender qué es lo que hace la Navidad y, por supuesto, no sabemos exactamente cuándo nació Cristo. Probablemente fue en algún momento de la primavera. Tradicionalmente la gente lo celebra en el mes de diciembre. Es una oportunidad para nosotros de enfocar la atención de las personas a Cristo y Su redención y evangelización. ¡Aprovecha esa oportunidad!

Pero vayamos detrás de bambalinas para entender el trasfondo de por qué la gente se enfoca en Cristo como el bebé que vino a Belén. Bueno, ¿qué tiene esta temporada que es realmente tan única en términos de la presencia de Jesús?

Es la encarnación. Jesús dispuesto a descender del cielo para salvarnos, para redimirnos; Su creación, Su pueblo y morir por nosotros como nuestro Salvador.

Ese es el motivo de esta temporada. En el capítulo cinco del libro de Romanos, leemos en el versículo seis: » Porque Cristo, cuando aún éramos débiles, a su tiempo murió por los impíos.» El Señor, en Su misericordia, ha muerto por aquellos que a veces ni siquiera saben que Él ha dado Su vida por ellos. Y luego, cuando se despiertan y se dan cuenta de lo que Jesús ha hecho y le entregan sus corazones por lo que Él ha hecho, ese es el
nuevo comienzo, el despertar en la vida de una persona de que sí, Jesús es mi
Salvador.

Bien, dice en el versículo siete, «Ciertamente, apenas morirá alguno por un justo»; Quiero decir, alguien podría dar su vida o arriesgar su vida para salvar a alguien que se está ahogando. Si esa fuera una buena persona. «Oh, no quiero que mi ser querido muera. Voy a ayudarlo». Pero luego dice aquí, «Ciertamente, apenas morirá alguno por un justo «. Luego dice: » Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.» Así que, aquí estamos, pecadores. Somos pecadores necesitados de un Salvador. Y aunque a veces rechazamos a Cristo, es un pensamiento aleccionador. Pero lo rechazamos cada vez que hacemos nuestra propia voluntad y no la voluntad del Padre Celestial.

Incluso en esas situaciones, Cristo murió por nosotros. «Pues muchomás», versículo nueve «estando ya justificados en su sangre, por élseremos salvos de la ira». Su sangre nos cubre con Su justicia. Eso es justificación.

Bueno, continúa diciendo en el versículo diez, «Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo.» En otras palabras, éramos personas rebeldes, pecadoras,»… mucho más habiendo sido reconciliados seremos salvos por Su vida». Su vida perfecta. Su vida magnífica. Su vida sin pecado. Él murió por ti y por mí para que Él pudiera tomar nuestros pecados y nosotros tomáramos Su justicia. Esta es la magnificencia de Cristo encarnándose en un ser humano y siendo completamente humano y completamente divino. Ahora, yo no puedo explicar eso, pero Él es completamente humano y mantendrá esas características especiales por toda la eternidad. Nos identificaremos con este que ha venido a llevarnos a la eternidad por Su gracia.

Permítanme leerles de Mensajes Selectos (Tomo uno, página 296). ¡Qué espectáculo contempló así el cielo! Cristo, que no conocía en lo más mínimo lamancha o contaminación del pecado, tomó nuestra naturaleza en su condición deteriorada. Esta fue una humillación mayor que la que pueda comprender elhombre finito. Dios fue manifestado en carne. Se humilló a sí mismo. ¡Qué tema para el pensamiento, para una profunda y ferviente contemplación! Aunque era tan infinitamente grande la Majestad del cielo, sin embargo se inclinó tan bajo, sin perder un átomo de su dignidad y gloria. Se inclinó a la pobreza y la más profunda humillación entre los hombres. Por nuestra causa se hizo pobre, para que por su pobreza pudiéramos ser hechos ricos.”

Qué encarnación más asombrosa. ¡Qué oportunidad tan maravillosa para nosotros de darnos cuenta del amor de Dios hacia nosotros y nuestra respuesta a Él al decir: Sí, Señor! Gracias por lo que me has dado. ¡Tu gracia y justicia que justifica y santifica! ¡Si Señor!

Isaías dijo en el capítulo seis: «Señor, aquí estoy, envíame». Nosotros también podemos decir, como toda nuestra Iglesia Mundial se está enfocando en un plan estratégico para este nuevo quinquenio y acercándonos a la segunda venida del Señor, podemos decir: “Sí Señor, Yo iré. Úsame en Participación Total de los Miembros, para tratar de llegar a las personas con el maravilloso mensaje de la encarnación de Cristo y Su próxima segunda venida.”

Qué bendición para nosotros ser parte del motivo de la temporada. Ya sabes, el Señor nos pide que seamos llenos de Su bondad y Su poder a medida que avanzamos de una manera muy dinámica.

Ahora, quiero leer de El Deseado de Todas las Gentes, (página 11), «Al venir a morar con nosotros, Jesús iba a revelar a Dios tanto a los hombres como a los ángeles. El era la Palabra de Dios: el pensamiento de Dios hecho audible… Nuestro pequeño mundo es un libro de texto para el universo. El maravilloso y misericordioso propósito de Dios, el misterio del amor redentor, es el tema en el cual “desean mirar los ángeles,” y será su estudio a través de los siglos sin fin. Tanto los redimidos como los seres que nunca cayeron
hallarán en la cruz de Cristo su ciencia y su canción. Se verá que la gloria que resplandece en el rostro de Jesús es la gloria del amor abnegado.”

Esa es la razón de la temporada. En el hermoso libro de Filipenses y en el Capítulo 2, vemos una comprensión asombrosa de cómo es que Cristo asumió esta encarnación. Como vemos en el versículo cinco de Filipenses 2. Me encanta este capítulo. Es un capítulo maravilloso para predicar, meditar y dar testimonio a otros sobre este capítulo. Filipenses 2:5, 6. «Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse”

Jesús, el Espíritu Santo, Dios el Padre, los tres son parte de la Deidad,tres personas en una. Ahora realmente no puedo explicar eso y nadie puede, porque ese es Dios. Pero entendemos lo que Dios ha dicho. Así que estas tres personas juntas forman la Deidad y qué maravilloso es que el Padre, el Hijo y
el Espíritu Santo trabajaron juntos incluso antes de la creación de este mundo para entender que tenía que haber un Plan de Salvación. Mientras producían  esto, Jesús dijo: Sí, “Yo Iré”. Yo seré el que se encarnará en forma humana y seré Emmanuel, Dios con nosotros. Esa es la razón de la temporada. Y entonces la Biblia dice «No estimó el ser igual a Dios «. El es Dios. El Padre, el Hijo, el Espíritu Santo, tres personas, todo Dios en la Deidad.

Luego continúa diciendo en el versículo siete, «pero se despojó de su reputación». Ahora verás la tendencia descendente de Cristo condescendiendo a convertirse en una persona encarnada en forma humana, pasando del nivel más alto a la situación más humilde. Entonces dice, “tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres». El versículo ocho ahora, » y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.» ¿Puedes imaginar? ¿El Rey del universo muriendo en una cruz? Esto es lo que hizo por ti y por mí. El motivo de la temporada.

Luego dice en el versículo nueve: «Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre.”

¿Puedes ver?, el Señor quiere que tú comprendas y aceptes que Él es nuestro Señor y Salvador debido a lo que ha hecho por nosotros. Él nos creó y ahora nos redimió. Este es el motivo de la temporada. Ahora, cuando entendemos además que Cristo es el centro de todo lo que hacemos, Cristo es el centro de nuestra salvación, Cristo es el Dios encarnado y se convirtió en un ser humano. Se convirtió en un bebé, Emmanuel, Dios con nosotros.

In El Camino a Cristo, (página 54) leemos, «Alzad la vista los quevaciláis y tembláis; porque el Señor Jesús vive para interceder por nosotros. Agradeced a Dios por el don de su Hijo amado, y pedid que no haya muerto en vano por vosotros. Su Espíritu os invita hoy. Id con todo vuestro corazón a Jesús y demandad sus bendiciones.»

Esta fue la razón de la temporada: La salvación en Jesús, justificada por Jesús todos los días, santificada todos los días por el poder del Espíritu Santo y la justicia de Cristo en cada momento, en la presencia de Dios mientras Él toma nuestras vidas y nos ayuda a ser más y más como Jesús.

Esta encarnación fue una experiencia maravillosa para nosotros al observar que la vida perfecta de Cristo impacta nuestra vida y debe ser la influencia abrumadora en nuestras actividades diarias. No solo un ‘escenario navideño superficial’ donde nos enfocamos en el brillo y todas esas cosas que parecen enfocarse en los seres humanos… No. Navidad y espíritu navideño.

Siempre que Cristo nació, y de nuevo, como lo dije, probablemente fue en primavera. Este espíritu no debe ser solo en Navidad, debe ser durante todo el año porque
Jesús vino por nosotros. Es el motivo de la temporada.

Podemos ver que se hace un contraste bastante interesante, un contraste bastante extraño con lo que algunas personas observan la Navidad, llenándola de festividades y luces, y Santa Claus, y todo tipo de cosas por el estilo. Cuando en realidad, la Navidad y el nacimiento de Jesús es el verdadero motivo de la temporada.

Voy a leer algo que quizás ustedes hayan escuchado. Lo escuché o leí en algún culto una vez hace varios años, y tiene el contraste, y quiero que lo entiendan, no creemos en Santa Claus. Papá Noel es un producto de la imaginación, de la tradición y muchas personas ven esto como Navidad.

Pero la Navidad y el aspecto de la salvación durante todo el año se centran en la encarnación de Jesucristo. Escuche este interesante contraste. Santa vive en el Polo Norte. Ahora, como dije, todo esto es producto de la imaginación de la gente, pero escucha el contraste y verás como algunas personas que miran la época navideña la miran de una forma completamente falsa.

Santa vive en el Polo Norte, Jesús vive en todas partes. Papá Noel viaja entrineo, Jesús cabalga sobre el viento y camina sobre el agua. Santa viene, pero una vez al año, Jesús es una ayuda siempre presente. Santa llena tus medias con golosinas, Jesús provee todas tus necesidades todo el tiempo. Santa baja por la chimenea sin ser invitado, Jesús se para en la puerta de tu corazón y llama, y entra cuando dices, adelante. Refiriéndote, por supuesto, al libro de Apocalipsis capítulo 3 al final de ese capítulo.

Tienes que esperar en la fila para ver a Santa. Jesús está tan cerca como la mención de Su nombre. Qué conexión tan maravillosa tenemos a través de la oración con Jesús. Santa te deja sentarte en su regazo, Jesús te deja descansar en Sus brazos. Santa tiene una barriga como un cuenco lleno de gelatina, Jesús tiene un corazón de amor. Todo lo que Santa puede hacer es decir: «Ho ho ho». Pero Jesús ofrece tres mejores palabras, y ellas son: Salud, Ayuda y Esperanza.

Papá Noel dice, «es mejor que no llores», Jesús dice, «echa todas tus preocupaciones sobre Mí porque yo me preocupo por ti». Los pequeños ayudantes de Santa hacen juguetes, Jesús da nueva vida, repara corazones rotos y heridos, repara hogares rotos y construye mansiones en el cielo.

Oh, preferiría entender que la razón de esta temporada es Jesús y no todas las cosas superficiales que ves a tu alrededor. Y continúa, Santa te hace reír, pero Jesús te da gozo eterno. Santa pone regalos debajo de tu árbol, Jesús se convirtió en nuestro regalo y murió en un árbol.

Realmente no hay comparación. La Navidad no se trata de Santa. Se trata de un Salvador. No se trata de regalos. Se trata de gracia. Jesús siempre será el motivo de la temporada porque Él es el Señor.

A medida que te acerques y toques las vidas de las personas durante este período de tiempo y en el Año Nuevo, el 2021, a medida que encuentres desafíos con la pandemia de COVID-19 y todas esas restricciones, Dios te abrirá caminos para ayudar a las personas a entender eso. Jesús no es solo el motivo de la temporada, es el motivo de todo el año y de nuestra vida de compromiso con Él.

Hay una hermosa interpretación que se dio sobre Jesús. Es de un autor anónimo. No estamos seguros de quién fue, pero esta es la vida de Jesús:

“Una Vida Solitaria”: “Nació en una pequeña villa, hijo de una campesina. Creció en otro poblado donde trabajó como carpintero hasta que cumplió 30 años. Los siguientes tres años se dedicó a predicar incansablemente.

Nunca tuvo familia ni tuvo casa propia. Nunca visitó una gran ciudad. Nunca viajó más de 200 millas de su lugar de nacimiento.”

“Nunca escribió un libro. Nunca dirigió una oficina. No realizó ninguna de las cosas que normalmente asociamos con grandeza.

Cuando era aún un joven, la opinión pública se volvió en su contra.

Fue entregado a sus enemigos y fue llevado a juicio. Fue crucificado en una cruz entre dos ladrones.

Mientras moría, sus ejecutores apostaban por sus ropas, la única posesión que tenía en la tierra. Cuando murió, fue sepultado en una tumba prestada.

Veinte siglos han pasado y hoy Él es la figura Central de la raza humana y el líder del progreso de la humanidad.

Todos los ejércitos que han marchado, todos los Parlamentos que se han reunido, todos los reyes que han reinado puestos juntos NO han podido afectar la vida de un hombre en la tierra tanto como esta Vida Solitaria.”

Este es el motivo de la temporada. Nuestro Señor y Salvador, Aquel que te está llamando a ir y ser parte de la gran proclamación del pronto regreso de Cristo y los Mensajes de los Tres Ángeles, advirtiendo a la gente y devolviéndola a la verdadera adoración de Dios, esta es tu comisión.

Por lo que Jesús ha hecho por nosotros, ¿quién es el motivo de la temporada? Y en el hermoso libro de Isaías, al cerrar este maravilloso capítulo 53 y los versículos cuatro y cinco, dice aquí: “Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido.5 Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados». El motivo de la temporada.

Escucha esta frase final de El Deseado de Todas las Gentes, page 25): “Cristo fué tratado como nosotros merecemos a fin de que nosotros pudiésemos ser tratados como él merece. Fué condenado por nuestros pecados, en los que no había participado, a fin de que nosotros pudiésemos ser justificados por su justicia, en la cual no habíamos participado. El sufrió la muerte nuestra, a fin de que pudiésemos recibir la vida suya. “Por su llaga fuimos nosotros curados.”

La encarnación de Jesucristo es la razón de la temporada y agradezco a Dios por Jesús y lo que Él significa para mí. Mi Señor, mi Salvador, mi pronto Rey, Emmanuel, Dios con nosotros. Apelo a cada uno de ustedes para que reconozcan que Dios quiere que se humillen ante Él. Ser lleno de Su Espíritu Santo y luego proclamar este magnífico mensaje a todos los que te rodean mientras esperamos que Jesús venga pronto y proclamamos esos Mensajes de los Tres Ángeles de una manera poderosa a través del poder del Espíritu Santo. El Señor te usará cuando le entregues tu vida, porque Él es la razón de la temporada.

Permítanme orar con ustedes.

Nuestro Padre celestial, oramos por nuestros queridos creyentes, obreros y líderes, iglesias, maestros, profesionales de la salud, colportores, obreros de publicaciones y muchos más. Anímalos ahora mismo y ayuda a cada uno a decir: “Sí, Señor, Yo Iré”. Seré parte de la proclamación final. Para hablar a la gente sobre esta encarnación y sobre la próxima segunda venida de Cristo y sobre los Mensajes de los Tres Ángeles, ayudando a las personas a volver a la verdadera adoración de Dios.

Señor, gracias por escucharnos y gracias por la encarnación de Cristo que siempre llevará las marcas de la humanidad y de Su crucifixión, recordándonos lo que Él ha hecho por nosotros, como motivo de la temporada. En el nombre de Jesús, lo pedimos. Amén.

Top news

Iglesia Adventista reconoce a educadores por sus años de servicio durante celebración anual del Día del Maestro
Joven paciente celebra contar con nuevo órgano entre inusitado récord de trasplantes
Colegio Secundario Adventista Oakwood llega a un acuerdo por las competencias en sábado