7 de octubre de 2022 | Silver Spring, Maryland, Estados Unidos | Anais Anderson, para Red de Noticias Adventistas, y Adventist Review

“Apreciados delegados: Nuestro principal objetivo es inspirar, capacitar y desafiarlos para que trabajen de manera integrada para alcanzar a todo el mundo con los mensajes de los tres ángeles”. La Conferencia de Liderazgo, Educación y Desarrollo (LEAD) 2022 se inició con un llamado poderoso de parte de Erton Köhler, secretario ejecutivo de la Asociación General, para que los líderes de la iglesia en todas partes actúen para reestablecer sus prioridades, cambiar de énfasis, y comprometerse para trabajar en las regiones y grupos de personas que aún tienen que escuchar el mensaje del evangelio de salvación.

Las presentaciones del 6 de octubre por la mañana en la sede central de la Iglesia Adventista en Silver Spring, Maryland, Estados Unidos, marcaron el comienzo del Concilio Anual, la reunión de asamblea anual de la Junta Directiva de la Asociación General. Más de 340 delegados se están reuniendo de manera presencial para una semana en la que escucharán informes, analizarán planes, y votarán designaciones e iniciativas. El Concilio Anual es la asamblea más importante de la Iglesia Adventista después del Congreso quinquenal de la Asociación General.

Rick McEdward, presidente de la Unión de Oriente Medio y Norte de África. En su mensaje devocional durante la mañana, desafió a los líderes de la iglesia mundial a que reexaminen su compromiso para asociarse con Dios para alcanzar “a cada nación, tribu, lengua y pueblo”. [Fotografía: Enno Mueller, Adventist Review]

Alcanzar a los no alcanzados

Dos terceras partes de la población mundial, que representan a 69 naciones, 5300 millones de personas, 8868 grupos de personas, y 3343 idiomas no han sido alcanzadas en un 95 por ciento. Esas abrumadoras estadísticas fueron la base de una presentación de Rick McEdward, presidente de la Unión de Oriente Medio y Norte de África (MENA). En su mensaje devocional durante la mañana, desafió a los líderes de la iglesia mundial a que reexaminen su compromiso para asociarse con Dios para alcanzar “a cada nación, tribu, lengua y pueblo” (Apoc. 14:6).

En su mensaje titulado “La gran reversión”, McEdward enfatizó el deseo que tiene Dios de que su pueblo sea su testigo y de cantar “en todos los pueblos sus maravillas” (1 Crón. 16:24), mientras llaman a personas de todas partes a que respondan al gran amor de Dios. Durante los días finales de la historia de la Tierra, McEdward rogó a los líderes que “se enfoquen en la misión donde aún no está la misión”. Citó a Elena G. White, cofundadora de la Iglesia Adventista, quien en 1900 escribió: “Llamo a todos los que creen en la verdad, a todos los que puedan ayudar en algún área. Dadnos vuestra ayuda para hacer que la obra progrese […]. Ya conocen algo de lo que se ha logrado en las diversas áreas de la obra. Hemos avanzado por fe y hemos hecho grandes progresos, porque vimos lo que necesitaba hacerse, lo que Dios nos estaba llamando a hacer, y no nos atrevimos a dudar. Pero no hemos hecho ni la mitad de lo que debía hacerse. Aún no nos encontramos en un punto ventajoso. Hay una gran obra delante de nosotros. A todo nuestro alrededor hay almas que anhelan la luz y la verdad y, ¿cómo habremos de alcanzarlas?” (Australasian Union Conference Record, January 1, 1900).

Cientos de miembros de la Junta Directiva de la Iglesia Adventista se dieron cita para el primer día de la Conferencia LEAD de la iglesia, antes del comienzo de las reuniones del Concilio Anual, el 6 de octubre de 2022. [Fotografía: Enno Mueller, Adventist Review]

Desafíos y oportunidades

A medida que los miembros de la Junta Directiva se recomprometen a alcanzar a los no alcanzados, es necesario considerar con detenimiento los desafíos de alcanzar a personas de diversas culturas, creencias y contextos, dijeron los líderes adventistas. Dos de los principales desafíos que enfrenta la iglesia hoy son el secularismo y el poscristianismo. Esas dos ideologías están revolucionando nuestra sociedad y el mundo en el que vivimos.

Kleber D. Gonçalves, director del Centro de Misión Global para la Misión a la Población Secular y Postcristiana de la Asociación General, dijo que 1100 millones de personas, o uno de cada siete habitantes del mundo, se identifican como ateos, posmodernos o poscristianos, y en el presente, conforman el tercer grupo más grande de “religiosos”. También mencionó que en los últimos 15 años, el cristianismo se ha incrementado en uno por ciento por año, y el grupo de los que se identifican como no religiosos se ha incrementado a un índice similar. “La generación más joven, los que tienen de 16-25 años, es la menos religiosa de todas”, dijo Gonçalves, y añadió: “En la mayor parte del mundo occidental, más del cincuenta por ciento de los jóvenes dice no creer en la religión”.

Este incremento en el postcristianismo, postmodernismo y secularismo ha llevado a una creciente desconfianza de las instituciones religiosas, una creencia en el relativismo, y la elevación de la importancia de la elección personal, dijo Gonçalves.

Kleber D. Gonçalves, director del Centro de Misión Global para la Misión a la Población Secular y Postcristiana de la Asociación General, dijo que el incremento en el postcristianismo, postmodernismo y secularismo he llevado a una mayor desconfianza en las instituciones religiosas. Hay desafíos, dijo, pero también muchas oportunidades. [Fotografía: Enno Mueller, Adventist Review]

Pero a pesar de los desafíos, enfatizó, no todo está perdido, y abundan las oportunidades. “Como adventistas del séptimo día, tenemos el privilegio de alcanzar a las personas por medio de nuestro mensaje de salud. En el mundo de hoy día, donde abundan las afecciones y enfermedades, las personas de todas partes están buscando maneras de mejorar su salud, y tenemos la oportunidad única de compartir el mensaje de salud que Dios nos ha dado. Nuestro mensaje especial sobre el sábado también es una invitación bienvenida en la sociedad atareada del presente, para descansar y enfocarnos en cambio en los valores familiares, la comunidad y Dios”, expresó.

Gonçalves concluyó su presentación animando a los asistentes a que se comprometan con ser los que serán usados por Dios para compartir la esperanza que él ha prometido, no solo para el futuro sino también para el presente.

Un mensaje, muchos enfoques

En consideración de alcanzar a los no alcanzados y a los que se encuentra fuera de nuestro propio contexto cultural, la instructora, consultora y escritora Jamie Eckert subió a la plataforma para destacar la importancia de adaptar nuestros esfuerzos de evangelización para alcanzar a personas de diversas culturas y creencias. Sin embargo, advirtió que no tenemos que olvidar de encontrarnos con las personas donde se encuentran o evitar de compartir el mensaje adventista de manera completa. Eckert detalló un práctico de “Escalones Misioneros” que cuenta con tres pasos de optimización misionera.

La instructora, consultora y escritora Jamie Eckert subió a la plataforma para destacar la importancia de adaptar nuestros esfuerzos de evangelización para alcanzar a personas de diversas culturas y creencias. [Fotografía: Enno Mueller, Adventist Review]

El primero dijo, es “identificar el grupo del territorio que estamos tratando de alcanzar y creer que podemos alcanzarnos. También llamó a “estudiar con oración sus creencias y objeciones al cristianismo”, para finalmente “comenzar a construir un enfoque escalonado que abarque la totalidad del mensaje del evangelio”.

Eckert aseguró a los líderes de la iglesia que así estarán siguiendo, en efecto, en las huellas de Cristo, quien se reunió con las personas allí donde estaban y fue sensible a las diversas creencias, al buscar derribar las barreras que les impedían recibir su mensaje.

Para seguir avanzando

La obra que tenemos por delante es grande, dijeron los líderes adventistas, pero si ellos y los miembros de iglesia se unen con el Espíritu Santo y entre ellos, podemos avanzar para cumplir la Gran Comisión que Dios mismo nos ha encomendado.

Erton Köhler, secretario ejecutivo de la Asociación General, llamó a los asistentes para que inviertan en las personas de un país no alcanzado por medio de la oración, sus acciones o finanzas. [Fotografía: Enno Mueller, Adventist Review]

Esto ha sido probado una y otra vez en toda la primera reunión de la Conferencia LEAD del Concilio Anual de este año, dado que muchas divisiones compartieron de qué manera están avanzando por fe, implementando planes innovadores, y alcanzando a los no alcanzados. Asimismo, los asistentes dijeron que se sintieron inspirados por los relatos misioneros de los primeros pioneros que realizaron inmensos sacrificios y comprometieron verdaderamente sus vidas para llevar el mensaje del evangelio a “los extremos de la tierra”.

Después de las presentaciones de la mañana, Hensley Moorooven, subsecretario de la Asociación General, pidió a los directivos que se agrupen con sus respectivas divisiones y dediquen tiempo a pensar, planificar y desarrollar estrategias e ideas concretas para determinar cómo pueden usar sus “rodillas, manos y bolsillos” para apoyar a sus iglesias locales. Moorooven apeló poderosamente a su audiencia, diciendo: “No es tiempo para hacer todo de manera usual, sino para llevar a cabo la misión de manera inusual”.

Al final del programa de la mañana, Köhler llamó a los asistentes a que inviertan en las personas de un país no alcanzado mediante la oración, la acción o las finanzas. Los líderes adventistas fueron llamados a comprometerse y dar todo para la misión, de manera de llegar a ser contribuyentes y no solo receptores, para ser valientes y asociarse con Dios para liderar su misión para el tiempo del fin, y para reclamar el poder del Espíritu Santo al salir a avanzar con fe y decir: “Sí, iré”.

Traducción de Marcos Paseggi

Top news

Cientos de adventistas marchan por la libertad religiosa en Ciudad de Guatemala
Universidad Adventista de Puerto Rico lanza primer congreso virtual sobre autismo
En El Salvador, la iglesia inaugura campamento para fortalecer ministerios y capacitación de laicos