17 de noviembre de 2022 |Barquisimeto, Venezuela | Marcos A. Izarra y Noticias de la División Interamericana

Durante más de tres meses, la Iglesia Adventista del Séptimo Día en Venezuela ofreció servicios médicos gratuitos a miles de personas en Mérida, una ciudad en la Cordillera de los Andes en el noroeste de Venezuela. Más de setenta médicos, quince líderes y decenas de miembros de iglesia que ofrecieron de su tiempo y pericia como voluntarios para ayudar a más de 2700 personas.

Es la primera vez que se extienden servicios médicos gratuitos por más de unos pocos días en todo el territorio de la Unión Venezolana Occidental, y es parte de una estrategia mayor de ofrecer asistencia a tantos que no pueden acceder o pagar por esos servicios, dijeron los líderes de la iglesia.

Miembros de iglesia voluntarios toman la presión arterial de una persona en Mérida, una ciudad en la Cordillera de los Andes en el noroeste de Venezuela, durante una iniciativa médica misionera de tres meses liderada por los esfuerzos coordinados por la Unión Venezolana Occidental. [Fotografía: Unión Venezolana Occidental]

Las decenas de profesionales de salud que participaron en el impacto en toda la ciudad incluyeron a algunos de la región local; otros viajaron a Mérida para días específicos en los cuales ofrecieron servicios en diversas áreas, lo que incluyó la medicina general, la fisioterapia, los servicios odontológicos, de nutrición, psicología, oftalmología, pediatría y ginecología. El grupo también llevó a cabo decenas de cirugías menores y servicios de laboratorio.

Las oficinas centrales de la Misión Venezolana Andina del Centro y dos centros de influencia ubicados en diversos lugares de la ciudad estuvieron abiertos para los servicios patrocinados por la unión y la Fundación Sonrisas para Jesús, una organización de laicos adventistas en el país que se ha estado asociando con ese impacto de salud comunitaria durante años.

“Esta ha sido una travesía médica histórica en esta ciudad andina”, dijo el pastor Jean Carlos Rivas, director de ministerios personales y evangelismo de la Unión Venezolana Occidental. “Fue muy sorprendente ver de qué manera las personas de Mérida pudieron acercarse a nosotros para ser atendidas, y cómo eso abrió más puertas para ponernos en contacto con la gente”. El plan de evangelización incluyó brindar servicios médicos durante varios meses y terminar la iniciativa con una semana de impacto de evangelización, dijo.

Un joven es tratado por profesionales odontológicos de Mérida, Venezuela. [Fotografía: Unión Venezolana Occidental]

“Las perspectivas que hemos recibido [como iglesia] sobre el impacto de la obra médica misionera, realmente nos ha permitido ver milagros y abrir las puertas a una obra extraordinaria [de evangelismo] para impactar la ciudad”, dijo Rivas. “Esta ha sido una estrategia maravillosa para alcanzar a las personas”.

Como resultado de una campaña de evangelización de ocho días dirigida por los líderes de la iglesia y estudiantes de teología de la Universidad Adventista Venezolana, se reorganizó una nueva iglesia además de dos nuevas congregaciones, con 106 bautismos y decenas de personas que están tomando estudios bíblicos.

“Nos sentimos extremadamente felices con lo que se ha llevado a cabo aquí en Mérida. Es un trabajo extraordinario el que se está llevando a cabo aquí”, dijo el doctor Leo Acosta, decano del Seminario Teológico en la Universidad Adventista en Nirgua, Venezuela. “Los esfuerzos coordinados han impactado a una ciudad que es fundamentalmente católica, muy arraigada en sus creencias, pero la salud y el evangelismo es algo que no falla”. Muchos solicitaron estudios bíblicos en los diversos centros. Se realizaron más de 679 visitas gracias al impacto médico.

Más de cuatrocientas personas se reunieron cada noche en Mérida durante una semana de reuniones de evangelización que siguieron el impacto médico misionero en toda la ciudad. [Fotografía: Unión Venezolana Occidental]

Luis Betancourt, coordinador general de la Fundación Sonrisas para Jesús, dijo que fue palpable “sentir la colaboración y el trabajo en equipo con la universidad adventista, el hospital adventista, la misión y la unión, unidos en el cumplimiento de la misión”.

El impacto de evangelización, denominado “Viviendo con esperanza”, y coordinado con el proyecto Esperanza Joven Adventista, llevó a que se distribuyeran más de once mil impresos y seis mil libros misioneros, además de 586 estudios bíblicos.

“Alabamos a Dios por este maravilloso impacto médico, y consideramos que esta obra tiene que continuar firme con la obra de discipulado, porque no tiene que ver con solo llegar a 106 bautismos, sino que nuestro propósito es enfocarse en formar líderes, afianzando los nuevos creyentes en la verdad que puede defender y amar profundamente esta causa”, dijo Rivas.

Un pastor ora por dos nuevas jóvenes antes de bautizarlas en octubre, al fin de una campaña de evangelización que concluyó la iniciativa médica misionera en Mérida. Las dos mujeres fueron de las 106 personas que fueron bautizadas como resultado de la iniciativa. [Fotografía: Unión Venezolana Oriental]

La iniciativa también hizo que decenas de profesionales de salud y evangelistas de la salud formen parte del ministerio médico misionero, para que continúen con el impacto en diversas ciudades de la región occidental de Venezuela.

Para saber más sobre la Iglesia Adventista del Séptimo Día en la Unión Venezolana Occidental, ingrese a

 

Uvoc.com.ve

Traducción de Marcos Paseggi

Top news

Cientos de adventistas marchan por la libertad religiosa en Ciudad de Guatemala
Universidad Adventista de Puerto Rico lanza primer congreso virtual sobre autismo
En El Salvador, la iglesia inaugura campamento para fortalecer ministerios y capacitación de laicos