1ro de junio del 2023 | Silver Spring, Maryland, Estados Unidos | Ted N.C. Wilson, President de la Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día

Saludos amigos. Hoy, mientras continuamos nuestro recorrido por El Conflicto de los Siglos, veremos cómo avanzó la obra de la Reforma en los países de Dinamarca y Suecia.

Estudiantes de Wittenberg, Alemania, ayudaron a difundir las enseñanzas reformadas cuando regresaron a casa desde el centro del luteranismo. Uno de estos estudiantes, que tuvo una gran influencia en el pueblo de Dinamarca, fue Hans Tausen.

Hijo de un campesino, quedó claro desde el principio que Hans era muy inteligente. Anhelando una educación pero incapaz de permitirse tal lujo, Hans entró en un claustro, donde ganó el favor de su superior. Se vio que este joven estaba lleno de promesas y sería un gran activo para la Iglesia Romana. Los frailes decidieron brindarle una educación de su elección en cualquiera de las universidades de Alemania o los Países Bajos, con una excepción: no debía ir a Wittenberg, donde se temía que pudiera ser envenenado por la «herejía».

Tausen fue a Colonia, uno de los bastiones de la Iglesia romana, pero pronto se disgustó con el misticismo que se practicaba allí. Casi al mismo tiempo, se topó con los escritos de Martín Lutero y los leyó con asombro y deleite. Anhelaba estudiar con el gran reformador y discretamente se matriculó como estudiante en Wittenberg.

Al regresar a Dinamarca, Tausen volvió a su claustro. Nadie sospechaba aún que se había convertido al luteranismo, por lo que comenzó a compartir en voz baja lo que había aprendido de la Biblia. Eventualmente, sin embargo, sus enseñanzas no pudieron ocultarse. Cuando el fraile se enteró de lo que estaba haciendo Tausen, se llenó de ira y de inmediato lo envió a otro monasterio donde Tausen fue preso en una celda.

Pero los barrotes fuertes no pudieron impedir que Tausen compartiera su fe. Incluso ahí, compartió con sus compañeros un conocimiento de la verdad bíblica. Pensando en deshacerse de este alborotador, los superiores lo expulsaron del monasterio, pero eso solo liberó al reformador para difundir más la verdad.

Se acababa de emitir un edicto real para proteger a los seguidores de las doctrinas reformadas, y Tausen, junto con otros, comenzó a predicar la verdad bíblica en las iglesias de todo el país. El Nuevo Testamento, traducido al idioma danés, circuló ampliamente y, en poco tiempo, todo el país de Dinamarca declaró su aceptación de la fe reformada.

La influencia de las enseñanzas de la reforma de Wittenberg también se sintió en el país escandinavo de Suecia. Dos líderes de la Reforma sueca, Olaf y Laurentius Petri, hijos de un herrero, estudiaron con Lutero y Melanchthon, y estos hermanos estaban ansiosos por enseñar las verdades que habían aprendido.

Olaf llegó a la gente a través de su celo y elocuencia, mientras que Laurentius, como Melanchthon, era erudito, reflexivo y tranquilo. Ambos hermanos eran estudiosos de la Biblia y ambos tenían un valor inquebrantable para promover la verdad.

Pronto, sin embargo, se sintió la oposición papal cuando los sacerdotes católicos incitaron a la gente supersticiosa, y Olaf a menudo era atacado por una turba enfurecida, a veces muy apenas salvando su vida. Afortunadamente, sin embargo, estos reformadores fueron protegidos por el rey, que favorecía las enseñanzas protestantes, y se permitió que los hermanos continuaran predicando. «En presencia del monarca y de los hombres principales de Suecia, Olaf Petri defendió con mucha habilidad las doctrinas de la fe reformada, contra los campeones del romanismo. Manifestó que las doctrinas de los padres de la iglesia no debían aceptarse sino cuando concordasen con lo que dice la Sagrada Escritura, Él declaró que “las doctrinas esenciales de la fe están expresadas en la Biblia de un modo  claro y sencillo, que todos pueden entender.” (CS 248.3)

Estos son puntos importantes y útiles que debemos tener en cuenta hoy:        

Primero, que todas las enseñanzas religiosas deben estar de acuerdo con las Escrituras, y segundo, que las enseñanzas de la Biblia se presenten a través de las Escrituras de una manera clara y sencilla para que todos puedan entenderlas.

Es interesante que algunas personas argumenten que solo los eruditos pueden entender verdaderamente el significado de las Escrituras, pero a través de la historia de la Reforma, especialmente cuando las personas recibieron la Palabra de Dios en sus idiomas nativos, la Biblia se volvió clara para ellos. Tanto los eruditos como los campesinos pudieron entender las Escrituras.

Como resultado de la presentación de Olaf a la corte real, el rey de Suecia aceptó plenamente la fe protestante y, poco tiempo después, la asamblea nacional se pronunció a su favor. El Nuevo Testamento ya había sido traducido al idioma sueco por Olaf Petri y, a petición del rey, tanto Olaf como su hermano, Laurentius, tradujeron la Biblia entera.

A los niños de las escuelas suecas se les enseñaba a leer la Biblia De un modo constante y seguro, la luz bendita del evangelio disipaba las tinieblas de la superstición y de la ignorancia.” (CS 249.3).

Amigos, ahora, como entonces, podemos reclamar la promesa de iluminación que se nos da en la Palabra de Dios. leemos en Salmos 119:130, “La exposición de tus palabras alumbra; Hace entender a los simples.”

Permitamos que la luz de la Palabra de Dios brille en nuestros corazones cada día mientras la leemos y le pedimos guía. Les invito a orar conmigo ahora mismo. Padre Celestial, muchas gracias por el poder de Tu Palabra. La Palabra clarificadora de Dios. La esclarecedora Palabra de Dios. Tus palabras, del mismo cielo, viniendo a nosotros para darnos valor y esperanza. Instrucción e iluminación.

Señor, te pedimos que nos ayudes tal como hiciste con los reformadores, para compartir esta palabra con otros, incluso con personas de todo el mundo. Y sí, en nuestro propio vecindario, ánimo para el futuro. Porque sabemos que Jesús viene pronto. Y en estos últimos días de la historia de la Tierra, nos pides que proclamemos estos preciosos mensajes bíblicos para llevar esperanza y aliento a todos aquellos que hoy están confundidos. Gracias por escucharnos en esta oración. Y de nuevo, gracias por la Palabra de Dios. En el nombre de Jesús, lo pedimos, Amén.

Top news

Mi ciudad mi misión
Se llevará a cabo la celebración ‘Toda la familia en misión’ en vivo desde Guadalupe
Los planes del enemigo